logo

La corrosión en la industria del gas natural

Menu Blog
  • 22 Feb 2022
  • 708
La corrosión en la industria del gas natural

La corrosión es un problema en el medio ambiente e industrias, en particular en la del petróleo/gas y los ambientes marinos y costeros. Esto ocurre debido a que las características físicas, químicas, biológicas, mecánicas, térmicas y corrosivas de estos fluidos afectan la resistencia a la corrosión de los elementos de la infraestructura industrial y civil.

El gas natural (GN) es distribuido y utilizado principalmente como combustible para la generación de electricidad, uso doméstico e industrial, carburación en transportes y como materia prima en la producción de materiales plásticos.

En PYPESA, te explicaremos el problema común de la corrosión en la industria del gas natural. La fabricación de instrumentación y conexiones de gas son operaciones que deben ponerse en manos de profesionales. ¡Contáctanos!

Corrosión en el gas natural

El GN es una fuente esencial de energía para aplicaciones industriales, residenciales, comerciales y específicamente, para producción de electricidad. También se utiliza como materia prima para la producción de polímeros y plásticos. Los sectores importantes de la industria de GN incluyen la perforación de pozos y extracción del gas, almacenaje y transporte, la licuefacción y posterior vaporización.

La industria del GN es una parte vital de la industria del petróleo, ambos sectores primordiales de la infraestructura de una nación. Estos sectores sufren de problemas críticos relacionados con corrosión y polución puesto que los contaminantes aceleran la corrosión y los productos de corrosión, como la herrumbre, contaminan los cuerpos de agua.

Esta situación obliga a desarrollar y aplicar ingeniería y tecnología de anticorrosión utilizando métodos y técnicas de prevención, protección, monitoreo y control de la corrosión.

Corrosión e Incrustación

En la industria del gas natural ocurren problemas de corrosión de instalaciones metálicas y la obstrucción de tuberías y otros dispositivos por el depósito de incrustaciones, sobre todo en aquellos campos donde la fuente es de tipo “Shale” gas.

Prácticamente se pueden encontrar fenómenos de corrosión de tipo localizado como las picaduras, corrosión galvánica que se genera por contacto de metales disimilares, corrosión microbiológica inducida por microorganismos de diversos tipos, corrosión asistida por efectos mecánicos, entre otros.

La corrosión se puede predecir mediante la elaboración de modelos particulares que permiten calcular la velocidad de corrosión potencial basándose en la química del agua, suelo y el gas, y los parámetros de producción y operación, los cuales son considerados como los factores primarios que influencian el mecanismo de la corrosión.

En el caso de la incrustación, esta puede determinarse a través del cálculo de los índices de saturación (IS) mediante el uso de diversos modelos como el Tomson-Oddo. Este parámetro indica la tendencia a la formación de incrustación y también el tipo y masa de la misma.

Tuberías de gas natural

Los ductos fabricados de acero al carbono juegan un papel importante en la economía mundial por su empleo para el transporte y conducción de muchos tipos de fluidos: aguas potables y servidas, petróleo crudo y combustibles derivados, lodos de minerales de hierro y en particular para la transmisión de gas natural.

Estas tuberías operan en su gran mayoría enterradas en el suelo y se detectan por las instalaciones adicionales como son bombas, válvulas y estaciones para el control de protección catódica.

Por ejemplo, En los Estados Unidos  existen más de medio millón de kilómetros de tuberías de GN, con diámetros de alrededor de 0,8 m y espesor de pared de 5 a 7 mm, según la corrosividad del fluido transportado y de la agresividad del suelo.

Estos ductos sufren eventos de corrosión, a veces fatales con daño a la propiedad cuando ocurren explosiones. Los accidentes causados por corrosión interna constituyen el 36%, mientras que el 64% es debido a corrosión externa.

En PYPESA, la seguridad en el manejo del gas L.P. empieza por conocer la calidad de las piezas en tus conexiones. Las válvulas deben cambiarse cada 2 a 5 años dependiendo de su uso y su desgaste. Contáctanos dando clic aquí.

Dejanos tu opinion
comentarios (0)